Las iglesias de hoy existen y operan dentro de un clima cada vez más litigioso. Hace años, se podría decir que las iglesias disfrutaban de un tipo de inmunidad sagrada contra los ataques legales.

Desafortunadamente, ese ya no es el caso. Los bolsillos santificados y seguros de la sociedad, como las casas de culto y las escuelas, han sido infiltrados por ataques legales y violencia al azar. Como los tiempos han cambiado, también deben hacerlo nuestras iglesias. Continuar operando nuestras iglesias como lo hicimos hace años deja a nuestras iglesias expuestas y vulnerables. Una mala demanda o sanción del IRS es suficiente para cerrar una iglesia.

La buena noticia es que la gran mayoría de los ataques legales son prevenibles. Las iglesias de hoy deben discutir e implementar protecciones legales. La protección legal para la iglesia comienza con sus documentos de gobierno; Artículos de incorporación, estatutos y exenciones de impuestos. La falta de estos documentos legales deja a la iglesia expuesta y vulnerable.

La iglesia existe para servir a Dios, servir a la comunidad y avanzar el evangelio. Para mantener el rumbo de la misión, debemos evitar el descarrilamiento. El adagio es cierto, una onza de prevención vale una libra de cura.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2017 GONZALEZ LAW 2017 All Rights Reserved.

logo-footer

                        Powered by:    Lawyer Websites & SEO